Arquitectos-Innovación-en-arquitectura

Tipos de innovación en arquitectura

Te contaremos de qué se trata la innovación en el sector de la arquitectura y cómo han cambiado y están más ligados a las tecnologías y a los sistemas constructivos y materiales novedosos.

Cuando pensamos en la innovación de la arquitectura usualmente imaginamos maneras de habitar, en la sostenibilidad, en sistemas constructivos y hasta en lenguaje arquitectónico, sin embargo y además de todas las anteriores, hoy en día la innovación de la arquitectura es fundamental para la creación de diferentes tipos de espacios, hábitats y ecosistemas comprometidos con el medio ambiente.

El papel de la innovación en la arquitectura

La decoración de interiores es una actividad artística y creativa que consiste en adaptar y personalizar un espacio según los gustos y las necesidades de una persona, con el fin de mejorar su bienestar y calidad de vida. Esta actividad va más allá de hacer que una habitación luzca bonita; se trata de jugar con las formas, la iluminación, los colores, las texturas y los materiales para crear una sensación determinada.

Así que, si estás pensando en transformar tus espacios para que mejoren su funcionalidad y transmitan tranquilidad, alegría, frescura, dinamismo o lo que quieras, estás en el lugar indicado. En esta guía encontrarás una explicación concisa de todo lo que debes tener en cuenta para desarrollar tu proyecto de decoración de forma exitosa, desde la planeación y el presupuesto hasta los estilos de decoración más populares.

 

 

Guía de decoración para principiantes

La innovación no es la excepción en la arquitectura, pues se considera como un punto fundamental en todas las industrias y, aunque no está concebida para todas las empresas, aquellas que pueden alcanzarla logran una alta competitividad y crecen económicamente, además, brindan a sus clientes productos o servicios con características únicas.

 

Una obra puede ser innovadora en muchos aspectos: puede hacer aportes nuevos por los materiales con los que trabaja o  por la forma en que usa materiales ya conocidos.

Puede sorprender con su audacia formal o estructural o dando un giro a lo habitual.

 

Así pues, actualmente es muy importante que los proyectos arquitectónicos estén pensados para el presente y para el futuro y que se adapten al medio ambiente, respetando los recursos naturales y generando soluciones sostenibles dentro de un mundo que a diario impone nuevos retos.

4 aspectos que debes considerar antes de empezar

El espacio

Profesionales-midiendo-un-muro

Lo primero que necesitas definir antes de iniciar tu proyecto de decoración es el espacio que quieres transformar. Toma fotografías que te den una idea completa del área de trabajo, identifica los elementos que quieres renovar o conservar, y si es necesario, toma medidas. Ten en cuenta las limitaciones del espacio, como columnas, vigas e instalaciones eléctricas. Además, es crucial que identifiques el propósito del espacio, así como la sensación que quieres que transmita. 

→ ¿Qué actividades vas a llevar a cabo en ese espacio? ¿Qué tan grande es? ¿Qué tanta luminosidad tiene? ¿Qué tanto lo vas a intervenir? ¿Debe transmitir calma, animosidad, elegancia, excentricismo…?

El usuario

 

Ahora es momento de pensar en tus gustos y necesidades particulares, o los de la persona que va a frecuentar el espacio que vas a decorar. Debes familiarizarte muy bien con su estilo de vida, sus rutinas y pasatiempos, sus gustos en materia de colores, estilos y objetos decorativos. En fin, ten en cuenta todo lo que pueda aportar a que tu espacio sea una respuesta personalizada a las necesidades del usuario.

→ ¿Será un espacio para descansar, cocinar, hacer ejercicio, estudiar o trabajar? ¿O más bien un ambiente para reuniones sociales y familiares? ¿Lo van a frecuentar una o más personas, y quizás alguna mascota?

El estilo y la paleta de colores

Decoración-sala-paleta-de-colores

Si te inclinas por más de un estilo, es muy importante que escojas uno predominante; las mezclas en exceso pueden resultar en un espacio sobrecargado que no va a transmitir la sensación que buscabas al inicio del proyecto. Recuerda que la clave está en el equilibrio. Y lo mismo sucede con la paleta de colores, que irá de acuerdo con el estilo que elijas y la sensación que transmitirá el espacio. 

→ ¿Te gustaría un estilo extravagante o discreto? ¿Vas a usar colores cálidos, fríos, neutros o vivos? ¿Incluirás texturas? ¿Prefieres la simetría o la asimetría? ¿Quieres objetos decorativos grandes y vistosos, o sencillos y minimalistas? 

El presupuesto y el moodboard

tablero-de-inspiración

 

Es momento de visualizar tus ideas y fundamentarlas en un presupuesto realista. Una vez definido el monto global que vas a disponer para tu proyecto de decoración, crea un moodboard o tablero de inspiración, en donde recopilarás imágenes de referencia del mobiliario, la paleta de colores, los materiales de construcción y los objetos decorativos; todo alineado con el estilo de decoración que hayas escogido. Luego, identifica el paso a paso de tu proyecto y haz una lista de todo lo que necesitas comprar basándote en tu moodboard. Ahora, sal a cotizar y, finalmente, diviértete yendo de compras. 

→ La tentación de dejarte llevar por ciertos impulsos estará presente y esto puede afectar gravemente el resultado final de tu proyecto. Así que tómate tu tiempo para comprar y sé fiel a tu presupuesto y estilo de decoración. 

Los 10 estilos de decoración más populares

Nórdico

Con una decoración nórdica, los espacios lucen modernos, amplios, luminosos y despejados, pues se usan líneas rectas y pocos objetos decorativos. Además, este estilo privilegia la funcionalidad del espacio y sus elementos. Si te gusta la sencillez por sobre todas las cosas, este es tu estilo. 

Paleta de colores: blanco contrastado con tonos pastel o tonos neutros y claros como el beige, el gris y el café. Incluye estampados delicados o papel tapiz con patrones suaves para aumentar la sensación de calidez.

Materiales: madera en tonos claros, cáñamo, textiles naturales como la lana, el algodón y el lino

Minimalista

Este estilo está hecho para que siempre reine el orden y la armonía en el espacio, pues simplifica al máximo los volúmenes y las formas para crear un ambiente sereno. Predominan las superficies lisas y las líneas rectas y finas.

Paleta de colores: principalmente blanco y gris contrastados con negro, que da una sensación de elegancia

Materiales: vidrio, piedra, pieles sintéticas, aluminio, acero, tejidos suaves como el lino o la sedaZen

El equilibrio y la paz son las sensaciones centrales en este estilo basado en la filosofía oriental. Se suele utilizar un mobiliario pequeño y situado cerca al suelo, así como objetos decorativos artesanales, alfombras, cojines, velas y plantas de interior. Todos bien dosificados para no recargar el espacio.

Zen

Paleta de colores: colores en sintonía con la naturaleza, como blanco, beige, café y verde

Materiales: papel, madera en tonos claros u oscuros, cerámica, bambú, ratán

Industrial

Este estilo urbano, también llamado loft, transmite una sensación de creatividad y autenticidad. Da protagonismo a los elementos estructurales de los espacios, como tuberías y vigas, y utiliza a su favor los efectos del paso del tiempo sobre objetos y materiales de construcción, como el óxido, la decoloración y el desgaste.

Paleta de colores: blanco, negro, gris, el color del ladrillo a la vista y de algunos elementos oxidados de manera artificial

Materiales: metales, ladrillo a la vista, cemento, cuero. También madera para contrarrestar un poco la frialdad del metal

Clásico

Una decoración clásica garantiza elegancia y ostentosidad al instante. Este estilo no le teme a la abundancia en los detalles y elementos decorativos tradicionales, como las cenefas, los estampados, las texturas, las lámparas de araña, las cortinas gruesas y las patas torneadas en el mobiliario.

Paleta de colores: blanco, crema, negro, dorado, plateado, azul y rojo en tonalidades oscuras

Materiales: seda, terciopelo, cristal, mármol, maderas nobles como el roble

Bohemio

Este estilo es una invitación a ralentizar el ritmo agitado de las rutinas diarias y dejar fluir la creatividad. Se trata de una decoración artística sin temor a las mezclas, poco convencional, con un aire de décadas pasadas y lleno de vida. Los principales accesorios decorativos son alfombras y cojines ricos en estampados y artesanías de todos los lugares del mundo. 

Paleta de colores: tonos vivos como el verde, azul, morado, amarillo, naranja y rosado contrastados con tonos tierra como el café y terracota

Materiales: madera, mimbre, todo tipo de tejidos

Étnico

La fascinación por la diversidad de culturas del mundo se refleja a la perfección en este estilo de decoración, que rinde homenaje a la estética tradicional egipcia, japonesa, china, india, africana, árabe, mexicana y muchas más. Se destacan las artesanías, los tejidos estampados y la riqueza de elementos decorativos mezclados de forma libre y creativa.

Paleta de colores: colores vivos, como naranja, rojo, verde y azul, contrastados con el café de la madera oscura

Materiales: madera oscura, cerámica, mimbre, piedra, tejidos naturales, accesorios en estaño, cobre, latón, cerámica

Retro

El estilo retro es perfecto para conmemorar las décadas de 1930 a 1980, que son tan emblemáticas para la historia del diseño y la cultura en general. Resaltan los colores vivos, los estampados florales o geométricos, las antigüedades y los artículos modernos diseñados con una estética inspirada en épocas pasadas.

Paleta de colores: una amplia gama de colores vivos, como el rojo contrastado con blanco, negro y tonos pasteles

Materiales: madera con desgastes, cobre con aspecto envejecido, cuero

Rústico

Una decoración rústica evoca el campo y su frescura. Se caracteriza por crear un ambiente acogedor, cálido y nostálgico a través del mobiliario de madera, los elementos decorativos de aspecto envejecido y las paredes texturizadas con piedra o ladrillo. 

Paleta de colores: tonos tierra, como café, terracota, mostaza y vinotinto, contrastados con blanco y beige para dar luminosidad

Materiales: madera, mimbre, tejidos naturales, cerámica, porcelana, cuero, piedra, ladrillo

Romántico

Los elementos más importantes de este estilo de decoración son las flores, tanto en estampados como en cuadros y en plantas de interior, la madera y las velas aromáticas. El conjunto de estos accesorios crea un entorno delicado y de fantasía que invita a la relajación.

Paleta de colores: blanco, beige y tonos pasteles, principalmente de rosado, morado y azul

Materiales: madera clara o pintada de blanco

Ahora que ya conoces las características principales de cada estilo de decoración, es momento de que elijas tu favorito y uses toda tu creatividad para personalizarlo según tus gustos y necesidades.

Y después, ¡manos a la obra! Ya tienes todas las nociones básicas para iniciar tu proyecto de decoración con pie derecho.


Fuentes consultadas:

  • Andrea Alejandra Diseño y Decoración, Decoración para principiantes: curso básico. En: https://soyandrealejandra.com 
  • AD Magazine, Diseño de interiores para principiantes. En: https://admagazine.com 

Julio Madrigal Gramaje, Guía práctica de interiorismo y decoración. En: https://obrapropia.com